Download 03. Solé, Joan - Kant. El Giro Copernicano en La Filosofía PDF

Title03. Solé, Joan - Kant. El Giro Copernicano en La Filosofía
File Size3.4 MB
Total Pages140
Document Text Contents
Page 1

El giro copernicano�
en la filosofía
�� � � ��� ��

Page 2

� ��������� ������
� ���������������������������������������

���������������������������������� ���!"�������� �
� �#���$�����"����������%�&�'�����
� �(�%������������"��������)��*��+���,��
#���$��-�!�.%���������/���������
� �0���1���,����)��2%3�*%��������2�4"51��667��+���1����/�������3�*%��������2�
4"51��68�����967�� �������:������3�*%��������2�4"51����7�� (� ;<'�����3�
�*%��������2�4"51���=7�������<�������23�*%��������2�4"51�� &�>7�

#�"��������1�������=�>8;���6

(!"�������-����%������������(!"������(? �����
(!"��������<�"�$�

�����'����������� ���������*����@%���� ��1%����!�����"��*�?�������
��"���%��������������"����������������?���"����%��.%����!�������
"������!������-��%�������?%����� !�������� ��.%�������"� ���!��"A?������

Page 70

72 �����

Estos conceptos a priori son los que la metafísica dogmática tra­
dicional ha aplicado para referirse a cosas en sí suprasensibles; Kant
sostiene que su único uso correcto y legítimo es la aplicación a las
intuiciones registradas en la sensibilidad. Cuando se aplican así, dan
lugar al conocimiento de la ciencia física.

Para descubrir los diversos tipos de categorías, Kant se funda en
una tabla de juicios, o funciones lógicas del juicio, que son las unida­
des básicas de la lógica aristotélica. Se plantean doce tipos de juicio
lógico repartidos en cuatro grupos o formas diferentes de juicios (can­
tidad, cualidad, relación y modalidad), y de cada juicio se hace derivar
una categoría. Aquí no enumeraremos todos los juicios y categorías,
ni expondremos la deducción de las segundas a partir de los primeros;
baste citar como ejemplo los juicios de uno de los cuatro grupos:

Universal: «Todos los caballos son blancos».

CANTIDAD ■ Particular: «Algunos caballos son blancos».

Singular: «Este caballo es blanco».

Y de estos tres juicios se derivan tres categorías del entendimien­
to, que son funciones superiores:

CANTIDAD •

Universal: «Todos los caballos son blancos». UNIDAD.

Particular: «Algunos caballos son blancos». PLURALIDAD.

Singular: «Este caballo es blanco». TOTALIDAD

Page 71

Conocimiento teórico 73

De este modo, Kant obtiene doce, y solo doce (insiste en que la
lista es completa), categorías a partir de los doce tipos de juicio.

La tabla de juicios y su correlato, la de categorías, es uno de los as­
pectos de la Crítica de la razón pura que menos han convencido a los
filósofos posteriores. Se detecta en ella una excesiva obediencia a la
lógica aristotélica aún dominante en el siglo xvm, y se constata que no
contiene todos los tipos de juicio posibles. Sin embargo, Kant emplea
la tabla de juicios solo para derivar y descubrir las categorías, no para
demostrar la validez de estas (de ser el caso quedarían invalidadas).

Para justificar la existencia de las categorías, Kant demuestra que
los conceptos apriori o categorías del entendimiento son condiciones
necesarias de la posibilidad del conocimiento. Los objetos solo pue­
den pensarse y conocerse mediante las categorías, que sintetizan la
multiplicidad de impresiones sensibles en una unidad. En este apar­
tado Kant debía de sentir cierta inseguridad, porque cambió bastante
el argumento de la primera edición, de 1781, por otro muy distinto en
la segunda, de 1787.

Lo decisivo de la demostración de las categorías es que nos conduce
a una nueva facultad del espíritu humano. Veamos cómo. Las catego­
rías se aplican a la intuición sensible para dar unidad a su multiplicidad.
Sin esta síntesis de la multiplicidad, no podría haber conocimiento de
objetos, no habría experiencia: nuestras percepciones serían un flujo
de representaciones sin conexión. Y esta síntesis que efectúan las ca­
tegorías nos descubre la unidad de la conciencia, porque, si bien los
objetos se piensan por medio de las categorías, no serían pensables sin
una unidad previa; es decir, la síntesis que se realiza en el conocimiento
solo es posible dentro de la unidad de la conciencia. La conciencia que
conoce, y que se revela como una condición necesaria de la experien­
cia, ha de pertenecer a alguien, a un yo constante en el tiempo, un «yo
pienso» que debe acompañar al pensamiento y a la intuición. Este yo

Page 139

?�F������

T

Teognis de Megara 116

teología 2 1 ,31 .35 ,36 ,49 ,76 -83 ,85 .91

teoría del conocimiento 9-17,18, 20,22,

2 4 ,4 2 ,4 7 ,5 1 ,5 2 ,5 7 ,5 8 .6 6 ,6 8 ,78n,

93 .127,133
tiempo 4 9 ,55 ,64 -66 ,67 ,68 ,69 ,71 ,74 ,

75 ,77 ,78 .104 ,128

trascendental 55,104

Trumbo, Dalton 109

V

Voltaire 34 ,44 ,136 ,137

voluntad buena 89,96-97,109,111,115,

119

W
Wolff, Christian 43 ,44 ,45

“Yo” (sujeto)
empírico 74 ,84 ,101 ,110 ,128

trascendental (autoconciencia) 74,

82 ,84 ,101 ,104 ,109 ,110 ,125 ,128

Similer Documents