Download 206-Historia Natural - Libros I-II -- Plinio El Viejo PDF

Title206-Historia Natural - Libros I-II -- Plinio El Viejo
File Size14.1 MB
Total Pages241
Document Text Contents
Page 1

BIBLIOTECA CLÁSICA GREDOS, 206 PLINIO EL VIEJO

HISTORIA NATURAL
LIBROS 1-11

INTRODUCCI~N GENERAL

GUY SERBAT

TRADUCCI~N Y NOTAS DE

ANTONIO FONTAN, ANA M." MOURE CASAS Y OTROS

EDITORIAL GREDOS

Page 2

Asesores para la sección latina: JosÉ JAVIER ISO y JOSÉ LUIS MO-
RALEJO.

Según las normas de la B. C. G., las traducciones de este volumen han
sido revisadas por M." LUISA ARRIBAS HERNAEZ y ENCARNACI~N DEL
BARRIO SANZ.

O EDITORIAL GREDOS, S. A.

Sánchez Pacheco, 81, Madrid, 1995.

Las traducciones de este volumen han sido realizadas por:

CARTA DEDICATORIA: A. Fontán.
LIBRO 1: M." Luisa Ambas Hemáez (índices de los libros VI, XXII,

XXIII, XXIV, XXXIII, XXXIV); Encarnación del Barrio Sanz (índi-
ces de los libros V, VII, XXV, XXVI, XXVII, XXXVI, XXXVII);
Antonio Fontán (índice del libro 111); Ignacio García Ambas (indices
de los libros IV, VIII, IX, XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, XXXII); Luis
Alfonso Hemández Miguel (indices de los libros X, XXI, XXXV);
Francisco Manzanero Cano (índice del libro XII); Ana M." Moure
Casas (índices de los libros 11, XI); José L. Sancho (indices de los
libros XIII; XIV; XV; XVI; XVII; XVIII; XIX; XX).

LIBRO 11: Ana M." Moure Casas.
COORDINADORA: Ana M." Moure Casas.

Depósito Legal: M. 17369-1995.

ISBN 84-249- 1684-0. Obra completa.
ISBN 84-249-1685-9. Tomo 1.
Impreso en España. Printed in Spain.
Gráficas Cóndor, S. A., Sánchez Pacheco, 81, Madrid, 19%. - 6767.

MTRODUCCI~N GENERAL '

PREFACIO

¿Para qué leer a Plinio hoy en día? A quienes nos plantea-
ran esta pregunta quisiéramos proporcionarles algunas buenas
razones para haczrlo.

En primer lugar, Les indiferente el hecho de que haya sido
considerado como «el hombre más sabio de su época)) (suae
aetatis doctissimus), según dice Aulo Gelio en sus Noches Áti-
cas (E 16)?; ¿y el de que haya alimentado eficazmente hasta
el siglo XVIII el pensamiento de Occidente?

Además, este ((Pico de la Mirandola) es un verdadero
hombre de acción. Transpadano de origen, pertenece al orden
ecuestre, a la burguesía provincial que formará el esqueleto de
ese logro prodigioso que es el Imperio Romano: jsiglos de paz
desde Cádiz hasta las estribaciones del Cáucaso y desde el Rin
y el Danubio hasta el Sáhara! Plinio es primero un funcionario,
un administrador de alto rango (gobierno de la Tarraconense),
y para concluir, almirante de la flota del Tirreno. Conviene re-
formar la imagen que la posteridad ha conservado del retrato
demasiado célebre trazado por su sobrino Plinio el Joven, que
((dista de haber favorecido a la reputación del Naturalista)), se-

' Traducción del francés por J. L. Moralejo

Page 120

EL LIBRO IX CONTIENE

Características de los animales acuáticos.

Por qué los animales más gran-
des están en el mar (1)

Monstruos del mar indico (2)
Cuáles son los más grandes en

cada océano (3)
La forma de los Tritones y las

Nereidas. La forma de los
elefantes marinos (4)

Las ballenas, las orcas (5)
Si los peces respiran, si duer-

men (6)
Los delfines (7-1 O)

A quiénes han amado (8)
En qué lugares pescan en co-

mún con los hombres (9)
Otros prodigios concernien-

tes a ellos (10)

Los tirsiones (1 1)
Las tortugas (12-1 3)

Cuáles son las clases de tor-
tugas de agua y de qué
modo se capturan (1 2)

Quién fue el primero que
decidió seccionar el ca-

parazón de las tortugas
(13)

Clasificación de los animales
acuáticos por especies (14)

Las vacas marinas o focas. Cuá-
les carecen de pelo y de qué
modo paren (1 5)

Cuántas clases de peces hay (1 6)
Qué peces son los más grandes

(17)
Las cordilas, las pelámides, los

atunes. Su salazón por par-
tes. Apolectos y cibios (1 8)

Los bonitos, los escombros (19)

Qué peces no hay en el Ponto.
Cuáles entran y salen por
otro sitio (20)

Por qué algunos peces saltan
fuera del agua. El pez espa-
da (21)

Existen augurios a partir de los
peces (22)

En qué clase de peces no hay
machos (23)

LIBRO 1 243

Cuáles tienen una piedra en la El pez golondrina. El pez que
cabeza. Cuáles se esconden luce de noche. El pez mar-
en invierno. Cuáles no se tillo.
pescan en invierno a no ser
en días concretos (24)

Cuáles se ocultan en verano.
Qué peces sufren el influjo
de los astros (25)

El mújol (26)
El esturión (27)

El dragón marino (43)
Los peces que no tienen sangre.

Qué peces se llaman blan-
dos (44)

La sepia. El volador. Los cpei-
necillos)). Cuáles vuelan fue-
ra del agua (45)

El pez lobo, el «pollino» (28) Los pulpos (46-48)
El escaro, el pez «comadreja» El pulpo navegante (47)

(29) El nauplio navegante (49)
Clases de salmonetes. El sargo Los animales cubiertos de capa-

(30) razón (50-52)
Precios sorprendentes de algu- Las langostas (50)

nos peces (3 1)
Clases de cangrejos. El pi-

No en todas partes gusta comer notero. Los erizos de mar.
la misma clase de peces (32) Los caracoles. Los «pei-

Las branquias. Las escamas (33) new (5 1) . .
Peces que hablan y peces sin Clases de conchas (52)

branquias (34) Qué gran aportación al lujo ofre-
Cuáles salen a tierra. Tempora- ce el mar (53)

das de pesca (35) Las perlas (54-59)
Clasificación de 10s peces por Cómo y dónde nacen (54)

la forma de sus cuerpos. Di-
Cómo se encuentran (55)

ferencia entre los rodaballos
y las acedías. Los peces alar- 'On las 'lases de per-
gados (36) las grandes (56)

Las aletas de los peces y su for- Qué hay que observar sobre
ma de nadar (37) ellas. Cuáles son sus ca-

racterísticas (57)
Las anguilas (38)

Anécdotas sobre ellas (58)
Las murenas (39)

Cuándo se usaron en Roma
Clases de peces planos (40)

por primera vez (59)
La rémora. Sus efectos (41) Características de los múrices
Qué peces cambian de color (42) (60-65)

Page 121

244 HISTORIA NATURAL

Las púrpuras (60)
Cuáles son las procedencias

de la púrpura (61)
Cómo se tiñen las lanas con

ellas (62)
Cuándo comenzó el uso de

la púrpura en Roma, cuán-
do el del laticlavo y la
pretexta (63)

La ropa de púrpura (64)
El tinte de amatista, el de

Tiro, el hisgino, el es-
carlata (65)

La pina y el pinotero (66)
La inteligencia de los animales

acuáticos. El torpedo, la pas-
tinaca, las escolopendras, el
siluro, el pez camero (67)

Aquellos que tienen una doble
naturaleza de animales y de
plantas. Las ortigas (68)

Las esponjas. Cuáles son sus cla-
ses y dónde nacen. Son se-
res animados (69)

Los «perritos» (70)
Los que están metidos en un ca-

parazón silíceo. Qué anima-
les hay en el mar que no po-
seen sentidos. Otros anima-
les inmundos (71)

Los animales marinos veneno-
sos (72)

Las enfermedades de los peces
(73)

Su reproducción (74-77)
Maravillas de su reproduc-

ción (74)
Quiénes ponen huevas o pa-

ren seres vivos (75)
A cuáles se les desgarra el

vientre en el parto y lue-
go se les vuelve a unir
(76)

Cuáles tienen vulva. Cuáles
se fecundan a si mismos
(77)

Cuál es la vida más larga de los
peces (78)

Quién fue el primero que cons-
truyó viveros de peces. Las
ostras (79)

Quién construyó viveros de mu-
renas. Notas sobre los estan-
ques (8 1 )

Quién fue el primero que cons-
truyó viveros para caracoles
(82)

Los peces terrestres (83)
Las ratas del Nilo (84)
De qué modo se pescan los pe-

ces lampugas (85)
Las estrellas de mar (86)
Prodigios de los dáctilos (87)
Amistades y enemistades de los

animales acuáticos entre sí
(88)

Resumen: Hechos, relatos y ob-
servaciones: 650.

LIBRO 1

AUTORES

Turranio Grácil, Trogo, Mecenas, Alfio Flavo, Comelio Nepo-
te, Laberio el mimógrafo, Fabiano, Fenestela, Muciano, Elio Esti-
Ión, Seboso, Meliso, Séneca, Cicerón, Emilio Macro, Mesala Cor-
vino, Trebio Nigro y Nigidio.

EXTRANJEROS

Aristóteles, el rey Arquelao, Calímaco, Demócrito, Teofrasto,
Trasilo, Hegesidemo, Sudinas y Alejandro Polihístor.

Page 240

482 HISTORIA NATURAL LIBRO 11 483

119.000 pasos, al cabo S i g e ~ ~ ~ ' 12.500 pasos, a la boca del
Ponto 312.000 pasos, al cabo C a ~ - a m b i ~ ~ ~ 350.000 pasos, a
la boca de la Meótide 3 12.500 pasos y a la desembocadura
del ~ a n a i s ~ ~ ~ 275.000 pasos. Este recorrido puede hacerse
79.000 pasos más corto por mar.

246 A partir de la desembocadura del Tanais los mejores
autores no establecieron ningún punto más; Artemidoro
consideró que lo que había más allá estaba inexplorado,
aunque afirma que alrededor del Tanais, en dirección al
norte, habitan pueblos Sármatas.

Isidoro añade 1.250.000 pasos hasta Tule, lo que es una
predicción conjetural. Yo, por mi parte, estimo que los teni-
torios sármatas no están a menos distancia que la que se
acaba de decir.

¿Y qué extensión enorme debe haber más allá en la que
caben incontables pueblos que cambian constantemente sus
asentamientos? Por eso a mi me parece que la dimensión de
la zona ulterior, que no está habitada, es mucho mayor, pues
incluso después de Germania tengo entendido que hay islas
inmensas que no hace mucho que han sido descubiertas.

247 Sobre la longitud y la latitud son estas las cuestiones
que yo consideraría dignas de mencionar. Ahora bien, Era-

531 En la Tróade, Asia Menor; unido a leyendas troyanas: se creía que
en sus proximidades estaba la tumba de Aquiles (PLIN., V 125). La dis-
tancia entre el cabo Sigeo y la isla de Ténedos, nuevamente en V 140.

'32 En el mar Negro (= Ponto), al sur. La distancia variaba según los
autores entre 325 ó 350 millas, cf. PLIN., VI 6.

533 Actualmente el no Don. Marcaba el límite de Europa con Asia y,
por ende, el extremo de una línea imaginaria E.-O., hasta Cádiz, que seña-
laba la latitud de Europa (PLIN., 111 3 y 5). Plinio describe el no en IV 78
(con las mismas cifras de la distancia a la Meótide) y menciona en los li-
bros geográficos su supuesto nombre indígena Sili, las tribus (VI 20) y
otros datos que parecen mostrar un conocimiento muy difuso del lugar.

t ó ~ t e n e s ~ ~ ~ , que destacó muy por encima de los demás por
su agudeza en todos los saberes y, por supuesto, en éste, y al
que yo veo que todos dan la razón, fijó la circunvalación
universal en 252.000 estadios, cifra que en cómputo romano
equivale a 3 1.500.000 pasos535: osadía ímproba, pero desa-
rrollada con una argumentación tan sutil que daría vergüen-
za no admitirla. Hiparco, que fue admirable en su refutación
a éste, así como en todas las demás cuestiones de detalle, 248
añadió algo menos de 26.000 estadios. Dionis~doro~ '~ ofre-
ce un crédito muy distinto, y que no vaya yo, pues, a omitir
la más viva muestra de la jactancia griega. Éste era natural
de Melos, y famoso por su conocimiento de la geometría; ya
viejo concluyó sus días en su patria. Sus allegadas, a las que
les correspondía la herencia, encabezaron el cortejo fúnebre
y, cuando en los días siguientes celebraban las debidas exe-
quias, se dijo que habían encontrado en la sepultura una
carta con la firma de Dionisodoro dirigida a los de arriba
diciendo que desde su sepulcro había llegado a lo más pro-
fundo de la tierra y que hasta allí había 42.000 estadios. Y
no faltaron geómetras que interpretaron que la carta mostra-
ba que había sido enviada desde el centro del globo terrá-
queo, dado que desde la superficie hacia abajo la máxima
distancia era precisamente el mismo centro de la esfera. Por

534 Cf. 11 185 n. (Erastóstenes); 11 53 n. (Hiparco).
535 Esta y otras equivalencias muestran que Plinio utiliza aquí el esta-

dio griego = 185 m = 125 pasos.
536 Dionisodoro de Amiso, según Estrabón, fue un célebre matemático

del que se conservan resoluciones a algunos planteamientos de Arquíme-
des. No figura entre las fuentes citadas por Plinio en los índices de este li-
bro, lo que pem~ite suponer que lo conocía sólo indirectamente: de allí la
confusión en la patria (Melos) que le adjudica. Sobre la exactitud de esta
medida, cf. Introduccióii.

Page 241

484 HlSTORlA NATURAL

lo cual el resultado consiguiente fue que afirmaran que la
circunferencia era de 252.000 estadioss3'.

(1 13)
El principio de armonía, que exige

L~ relación que la naturaleza sea congruente con ella
armoniosadel misma, hace añadir a este cómputo

universo
12.000 estadios y establece la tierra como

la noventaiseisava parte del mundo entero.

Este final muestra unidad de concepción del libro 11: concluye co-
mo había empezado, subrayando el vano intento de algunas mediciones
(cf 11 1, 3, a propósito de la medida del universo). A lo largo de él se
desglosan los grandes temas -e incluso otros menores- separados por
transiciones retóricas, en los que el autor alcanza momentos muy brillan-
tes, especialmente cuando usa la ironía, en contraste con la sequedad en la
descripción de lo concreto.

ÍNDICE GENERAL

Págs.

INTRODUCCIÓN GENERAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

. . . . . . . . . . . . . 1. La vida y la carrera de Plinio 9
11. Obras aparte de la Naturalis Historia. . . . . . 35

111. La obra conservada: la Historia Natural . . . 47
IV. La composición de la Naturalis Historia. . . 58
V. Análisis sumario de los libros 11 a XXXVII. 70

. . . . . . . . . . . . . . . . . VI. Lengua y estilo de Plinio 137
VII. El valor documental y la calidad científica

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . de la Historia Natural. 156
VIII. Personalidad de Plinio: filosofía, moral, re-

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ligión.. 186

HISTORIA NATURAL

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . PREFACIO (Carta dedicatoria) 209
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . LIBRO 1 . 221
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . LIBRO 11 337

Similer Documents