Download Dios y El Nuevo Ateismo PDF

TitleDios y El Nuevo Ateismo
File Size134.0 KB
Total Pages38
Document Text Contents
Page 1

Dios y el nuevo ateísmo

Page 2

COLECCIÓN
CIENCIA RELIGIÓNY 2

Page 19

19INTRODUCCIÓN

Los nuevos ateos están diciendo, de hecho, que si Dios exis-
te, deberíamos permitir que la identidad de ese Dios sea deter-
minada de una vez para siempre por los fundamentalistas de las
religiones abrahánicas. Creo que han elegido esta estrategia no
solo para facilitar su tarea de demolición, sino también porque
profesan una apenas disimulada admiración por la simplicidad
de las visiones de la realidad de sus adversarios. La mejor prue-
ba de la atracción que experimentan por una visión del mundo
sencilla se puede encontrar en su lealtad a los aún más simples
supuestos del naturalismo científico.

Page 37

El significado de «fe»

Por si acaso todavía no está claro para el lector, permítaseme
insistir en que la comprensión de «fe» que los nuevos ateos
dan por sentado apenas guarda semejanza con lo que la teolo-
gía entiende por este término. La principal diferencia es que
los nuevos ateos conciben la fe como un intento intelectual-
mente erróneo de acceder a una suerte de comprensión cientí-
fica, mientras que la teología la piensa como un estado de en-
trega de sí en el que la totalidad del propio ser, no solo el in-
telecto, se experimenta como siendo transportado a una di-
mensión de realidad mucho más profunda y real que todo lo
que la ciencia y la razón puedan captar. Esto es lo que expli-
ca que la fe aparezca a menudo acompañada de ritos. Pero
la definición de fe que adoptan Dawkins, Dennett, Harris y
Hitchens no es otra que «creer sin pruebas». Conciben la fe
como un conjunto de hipótesis –tal como la hipótesis «Dios»
o la hipótesis «alma»– que carecen de suficientes pruebas
científicas o empíricas para ser aceptadas por personas razo-
nables. Conceden que, si alguna vez aparecen pruebas empí-
ricas adecuadas, las personas razonables podrán dar su asen-
timiento a la hipótesis «Dios» o a la hipótesis «alma». Pero
entonces no habrá ya necesidad de la fe. El conocimiento la
habrá reemplazado.

Para la teología, en cambio, el objetivo es hacer más pro-
funda la fe, no eliminarla. En las tradiciones teístas, la esen-
cia de la vida ideal –incluso de la vida heroica– estriba en es-
tar dispuestos a aguardar en actitud de fe, confianza y espe-
ranza la realización definitiva y la liberación final. En conse-
cuencia, cuando invitan a las personas a renunciar a la fe y
a vivir guiadas por la sola razón, Harris y los demás nuevos
ateos no tienen ni idea de lo que están pidiendo. A la mayoría
de las personas, la invitación a unirse a ellos en un mundo sin

CAPÍTULO 1. ¿CUÁNTO DE NUEVO HAY EN EL NUEVO ATEÍSMO? 37

Page 38

fe les sonará como una petición a empequeñecer el mundo
hasta tal punto que todos podríamos asfixiarnos. Pues aun en
el caso de que el universo contenga trescientos mil millones
de galaxias y el multiverso, si es que existe, miles de millones
más, las personas formadas saben que esa realidad es finita y
perecedera. Y hasta las matemáticas más sencillas nos dicen
que un misterio divino infinito sigue siendo más imponente
que cualquier magnitud espacial y temporal finita que obe-
dezca a las leyes de la ciencia. El consejo de que las personas
renuncien a lo que, con razón o sin ella, consideran el cordón
umbilical que les une a la infinita grandeza del misterio divi-
no, la invitación a que embutan sus vidas, mentes y corazones
en el relativamente minúsculo mundo de la objetivación cien-
tífica, no va a ser recibido con entusiasmo por doquier. Nada
malo hay con la ciencia, por supuesto. Pero si se nos permite
adaptar la intemporal imagen de Edwin Abbott, hay que decir
que Harris, Dennett, Hitchens y Dawkins se parecen a los ha-
bitantes de un mundo bidimensional, quienes, habiendo do-
minado esa esfera del ser, se encuentran ahora ocupados invi-
tando a quienes moran en el mundo de múltiples dimensiones,
sin duda más desorientador, a bajar un peldaño y vivir con
ellos en Planilandia7.

DIOS Y EL NUEVO ATEÍSMO38

7. Edwin ABBOTT, Flatland: A Romance of Many Dimensions, Prometheus
Books, Amherst (NY) 2005 [trad. esp.: Planilandia: una novela de muchas
dimensiones, José J. de Olañeta, Palma de Mallorca 20092].

Similer Documents