Download Fe y secularizacion en America Latina Jose Comblin S J Estuardo Arellano y Segundo Galilea.pdf PDF

TitleFe y secularizacion en America Latina Jose Comblin S J Estuardo Arellano y Segundo Galilea.pdf
TagsHuman Migration Catholic Church
File Size3.3 MB
Total Pages40
Document Text Contents
Page 1

Colección IPLA

1
12

.

FE
Y SECULARIZACIÓN
EN AMERICA LATINA

*
José Comblin
Estuardo Arellano

Page 2

D E P A R T A M E N T O DE PASTORAL CELAM

i n s t i t u t o P a s t o r a l L a t i n o a m e r i c a n o — IPLA

12

Colección IPLA

JOSÉ COMBLIN
ESTUARDO ARELLANO
SEGUNDO GALILEA
Equipo de Profesores del IPLA

FE
Y
SECULARIZACIÓN
EN AMERICA LATINA

Departamento de Pastoral Instituto Pastoral
CELAM Latinoamericano
Bogotá — Colombia Quito — Ecuador
Apartado Aéreo 5278 * » » * ^ " " ' »

Page 20

"Voy a partir de un hecho que considero básico para
cualquier planeamiento de la actividad pastoral de la Iglesia.
Ese hecho, ya palpable en nuestros días, pero que se acen-
tuará en el futuro, es la incapacidad de la Iglesia para influir
significativamente en la organización de la sociedad. Esto
implica que si la Iglesia no puede adecuar la sociedad a
sus requerimientos, deberá acomodar su acción a las con-
diciones existentes en la sociedad civil".

"Para ser mediadora entre Dios y los hombres, la Igle-
sia deberá ser un lugar de encuentro donde el hombre apu-
rado de nuestros días pueda reencontrarse consigo misma
y con Dios a través del diálogo fraterno, del calor humano,
de la atención personal de los problemas de cada uno".

"Cómo vivir hoy la pobreza espiritual?"

"Redescubrir la primacía de la vida interior" (Rafael
JJraun).

"Ante todo, corresponde a la fe conservar en el mundo
su propia identidad. A esto, la presente secularización le
ayuda, como hemos ya insinuado, no porque le revele su
deficiencia intrínseca, sino porque delimita más nítidamente
su función".

En cuanto a lo temporal, "la fe descubre que el mundo,
haasta cierto punto y en cierta dimensión, es más eficaz
que ella misma para realizar esta clase de servicios".

"Qué le queda? Le queda lo que le es propio".

"Primero, el valor propio de la fe. Este es, para el
mundo moderno, el tesoro escondido". "Que una institución
de la fe, como la Iglesia, cualesquiera sean sus efectos so-
ciales, no pierda su identidad propia".

"Este es nuestro segundo punto, la fe puede y debe brin-
dar al mundo secularizado un beneficio a nivel mismo de la
f e . . . la fe tiene que brindar al hombre el espacio espiritual,
que la sociedad le niega, la posibilidad, no de la evasión (como
las drogas), sino de la penetración dentro de sí mismo. . .
en una palabra la verdadera libertad interior, y por consi-
guiente, suprema, que es hoy de nuevo indispensable y
actual" (Jorge Mejía).

No se puede expresar en forma más clara los temas de
la teología de un cristianismo para el mundo secularizado.

38

Aquí tenemos el resumen de la teología burguesa. Es exac-
tamente esa teología y ese cristianismo que se critican en
América Latina en nombre de la teología de la liberación,
y también en nombre de la religión popular.

1. CRITICA EN NOMBRE DE UNA TEOLOGÍA DE LA
REVOLUCIÓN

A. Crítica de la aceptación de la sociedad secularizada

1? La teología de la secularización acepta y reconoce
como cristiana una situación que es el reflejo de la con-
cepción burguesa del mundo. Acepta como realización de
la creación de Dios, continuación de la creación, y por lo
tanto como obra divina, un mundo bien determinado que
es el resultado de la monopolización de la creación en ma-
nos de una clase dominante. Por consiguiente, al reconocer
como obra de la creación divina lo que es creación de una
burguesía, ella se identifica con la visión burguesa del mun-
do y proporciona de hecho a la burguesía una ideología.

Según los casos, esa ideología será más o menos desa-
rrollada y explícita. Los más moderados aceptan reconocer
en la civilización occidental de hoy el efecto de la "justa
autonomía de lo temporal" de la que habla el Concilio. In-
terpretan la eliminación del cristianismo de la vida pública
y de los diversos sectores de la vida temporal como factor
y proceso de "purificación" de la Iglesia. Creen que la eli-
minación completa de la cristiandad o de la "Volkskirche"
hace la Iglesia más auténtica. Creen que la evolución actual
de la economía, la política, la técnica sin referencia ninguna
al cristianismo es favorable al cristianismo porque lo con-
centra en lo que le es propio. Pero no hacen las distincio-
nes necesarias entre lo que es "justo" y lo que es "burgués"
y "capitalista" en esa autonomía. No ven que el mundo
occidental de hoy es una sociedad bien particular, de nin-
guna manera necesaria, una sociedad basada en la división
de clase y la explotación del hombre por el hombre. Aceptan
con demasiada facilidad la explicación burguesa de que las
injusticias son científicamente inevitables, resultados de
leyes de la naturaleza económica.

Los más entusiasmados (después de Gogarten, el primer
Cox, el primer van Leeuwen) atribuyen esa misma sociedad

39

Page 21

occidental moderna al influjo del cristianismo, como con-
secuencia práctica de la doctrina bíblica de la creación.
El mundo burgués sería el cristianismo secularizado y au-
téntico, y tendría la razón Saint-Simón que anunciaba un
"nuevo cristianismo", obra de los técnicos.

2? La teología de la secularización canoniza una antro-
pología burguesa: el desarrollismo o el mecanicismo. En la
concepción burguesa, el hombre es hecho por el desarrollo
científico, técnico y económico. El se hace a sí mismo en
la medida en que acepta ser hecho por la ciencia, la técnica
y la economía. La producción cuantitativa de bienes ma-
teriales es el motor de la formación del hombre, y el cre-
cimiento económico es la norma última de todas las acti-
vidades. Los problemas humanos son esencialmente proble-
mas técnicos y requieren la intervención de técnicos. No
hay problema que no encuentre solución técnica, y la in-
tervención de otros factores no técnicos solo puede per-
turbar el proceso de desarrollo. Esta es la antropología de
la clase dominante de hoy, y su ideología. Sirve sus intereses
pues le garantiza privilegios increíbles. Quienes no viven o
no aceptan esa antropología son los marginados, los prole-
tariados, los subdesarrollados, parte de la juventud y de
los intelectuales.

3? Hay diversas interpretaciones de los signos de los
tiempos. Los teólogos de la secularización consideran que
lo esencial de la cultura moderna es el desarrollo de las
ciencias y técnicas y de la civilización basada en ellas. Pero,
podemos también considerar que esa visión es muy parcial
y preguntarnos sobre el significado de ese hecho del desarro-
llo científico y técnico. En el mundo occidental de hoy, se
piensa que el desarrollo material tiene su fin en sí mismo,
y no tiene otras leyes sino las de su desarrollo continuo.
Sin embargo, el verdadero sentido del desarrollo científico
y técnico, no sería que, por primera vez en la historia, la
pobreza y la miseria han dejado de ser necesidad natural y
constituyen el campo de la libertad humana, y, por lo tanto,
de la responsabilidad social? Las ciencias y técnicas no tie-
nen su finalidad en sí mismas: son instrumentos en manos
del hombre para superar la miseria tradicional. Si la nueva
civilización material no supera la miseria y crea nuevas
formas de miseria, se necesita una conversión de la socie-
dad. Hay necesidad de una conversión radical del mundo
de las ciencias, técnicas y empresas hacia el hombre.

40

4? Otro dogma burgués es la neutralidad de la ciencia.
En realidad, las ciencias y técnicas se pusieron al servicio
de una clase. La autonomía de la ciencia se transformó en
un sistema a servicio del mayor lucro de una clase social.
Las máquinas trabajan a servicio de los privilegios de una
minoría de la humanidad. La autonomía de la política se ha
hecho maquiavelismo a servicio del poder puro y no de
la sociedad de los hombres. La sociología autónoma es la
ciencia de la manipulación de las masas tratadas como
objeto material. La civilización basada en la autonomía
de las realidades terrestres ha sido, de hecho, una civiliza-
ción de clase y de lucha de clases.

5? Si se reconoce que el mundo material puede caminar
por sí mismo en virtud de leyes propias, el cristianismo que-
da reducido a una pura modificación de la interioridad hu-
mana. El pecado queda dentro del hombre y fuera del mun-
do, la salvación también afecta solamente la interioridad del
hombre y no el mundo exterior. En efecto, en un mundo bur-
gués hay dos soluciones al problema del cristianismo: o
bien identificarlo con la sociedad secularizada, lo que hacen
los que se apartan de las Iglesias tradicionales, aceptando
un cristianismo totalmente secularizado, o bien aceptar un
dualismo entre un mundo secularizado y un último reducto
de interioridad que es "lo específico" del cristianismo. En
ese caso, que es el de los teólogos de la secularización den-
tro de las Iglesias, se producen una interiorización, una idea-
lización y una nueva privatización del cristianismo. A esa
religión nueva, la sociedad burguesa abre sus puertas y
reserva un lugar de honor aunque secundario. En efecto,
la burguesía actual es más pesimista que la anterior. Ya
no crea que su civilización pueda dar la felicidad a todos.
Conoce los defectos humanos de su sistema, y acepta la
colaboración de la religión para dar remedios a ciertas de-
ficiencias. La religión puede ofrecer una compensación
afectiva y emocional en medio de las asperidades de or-
ganizaciones muy rígidas.

B. Crítica de la religión para un mundo secularizado

1? Esa religión concentra sus preocupaciones en los
problemas de la fe más bien que en los de la caridad. Con-
sidera que lo específico del cristianismo no es la caridad,
sino la fe. La caridad es común a todos, y la fe es lo que

41

Page 39

DUFF, E. : I cristiani di fronte alie rivoluzioni techniche-sociali del
nostro tempo, Civiltá Cattolica, 2791 (1966) 38-58.

ECHARREN, R.: La transmisión de la fe de acuerdo con las es-
t ructuras sociales de hoy, Concilium, 53, 1970, 329-338.

FEIVEL, E.: Catechesi in un mondo senza Dio, Leuman, Tormo
1968.

HOUTART, F . : Vie urbaine et evangélisation, Revue Nouvelle (1955)
246.

IZARNY, R. D.: L'Eglise et la Ville, sociologie et pastorale des
grandes villes, París 1958.

LABENS, J.: L'Eglise et les centres urbaines, París 1958.
LEEUWEN, H. VAN.: Sécularisation et cathéchése, Lumen vitae,

23, 1968. 464.
NESTY, Per una azione pastorale in un mondo secolarizzato, Stu-

di sociali, 1968, 123-144.
NIPKOW, K. E. : Qué temas y misterios, además de la Sagrada Es-

critura, deberán ser utilizados en la Catequesis? Concilium 53, 1970,
360-375.

OBREGON, Ed.: Secularización y conciencia seglar, Iglesia viva,
21 (1969).

OPOCENSKY, M.: Presencia del laico en una sociedad seculariza-
da, índice, 52, 1968.

SEASOLTZ, R. K.: Catechesis in a secular Age. Amer, Benedic
Rev. 18, 1967, 176.

SULLENGER, T.: The Church in an Urban Society, Soc. Res. 41,
1957, 361-366.

VELTEN, GEORGE: Mission in Industrial France, SCM Press,
London, 1968.

WINNINGER, P. : Construiré des églises; les dimensions des pa-
roisses et les contradictions de l 'apostolat dans les villes, París, 1957.

WINTER, G.: The New Creation as Metrópolis. A design for the
Church's, Task in a Urban World, N. York-London 1963.

WEST CH., C : Schweigende Verdündigung 2 en : Froemmigkeit
in einer weltlichen Welt, Hrg. Jürgen Schultz, Kreuz V., Stuttgart ,
1969, 78-84.

XX.: The New Ministery: Bringing God back to Life, Time 1969,
26 de Dic. 40-45.

ORACIÓN, CULTO Y LITURGIA
EN LA SOCIEDAD SECULARIZADA

ABEL, C : Non Biblical Readings in the Church's Worship, Bijdra-
gen 30 1969, 350-379.

ALVAREZ, DOLADO: El Culto y la Oración en el mundo seculari-
zado, en "Phase" 7, 1967.

ANDREWS, C. R.: Public Worship in a secular Age, Colgate Ro-
chester Divin. School Bull, 37-39, 1967, 80-93.

ANTOINE, P.: L'Eglise, est-elle un lieu sacre?, Etudes mars 1967,
432-450.

AUBRY, A.: Le temps de la Liturgie est-il passé?, Ed. du Cerf, París
1968.

BAELZ, P. R.: Prayer and Providence, The Huslearn Lectures for
1966, SCM, Londres 1968.

BAHR H., E . : Kirchen in nachsakraler Zeit, Furche. Verlag, Ham-
burg 1968.

76

BARS, H. : Désacralisation de la Liturgie? Nova et vetera 42, 1967,
3049.

BELSHAW, G. P. M.: The Issue of Christian Spitrituality, Angl.
theol. Rev. 49, 1967.

BETHGE, E. : Le cuite dans un monde séculier tel que l 'entendait
Bonhoeffer, Verbum Caro, 93, 1970, 42-59.

CASSO, P. DE.: Culto y existencia en un mundo secularizado, Pro-
yección, 61, 1968, 209-218.

CONGAR, Y.: Situation du sacre en régime chrétien, en : La Litur-
gie apres Vatican II , vol. 2, du Cerf, París 1967, 385-403.

COX, H.: The possibility of Worship in a secular Age, Colgate Ro-
chester Divin. School Bull, 37-39, 1967, 67-79.

DANIELOU, J.: L'Oraison. Probléme politique, París 1965.
DANNEELS, G.: Bidden in een séculier bestaan, Diocesaan Tidjs-

chrift, 9, 1968.
Christianism, foi ou Religión? en : Faut-il encoré una liturgie? ed.

du Centurión. París. 1968, 157-170.
D'HOOGH, F . : La oración en una sociedad secularizada, Conci-

lium, 49, 1969.
— Rencontrer Dieu dans un monde sécularisé, Col. Mechlin, 53,

1968.
DIPPEL, C. J.: Froemmigkeit und Technik, en Froemmigkeit ín

einer weltlichen Welt, Hans Juergen Schultz, (Hrg.) Kreuz Verlag,
Stut tgart 1959, 52-63.

EVELY, L.: La oración del hombre moderno, Sigúeme, Salaman-
ca 1969.

FERNANDEZ, DE LA C : Cristianismo sin ritos Liturgia, 23, 1968,
125-157.

FOLGADO, S.: Espiritualidad frente a secularización, La ciudad
de Dios, Sept. 1969, 315-342.

GANBER: Liturgie uebermorgen, Herder, Freiburg-Basel-Wien, 1966.
GIBBARD, M.: La oración en un tiempo de duda, Concilium, 52,

1970, 169-185.
HAERING, B. : Mentalité technique et acces a l'univers liturgique,

Lumen vitae, 13, 1958, 655 ss.
HANNAUX, J. M.: La priére d'un homme moderne. A propos

d'un livre récent, Nouvelle Rev. Théologique, 3, 1970, 293-301.
HIERZENBERGER, G.: Der magische Rest. Ein Beitrag zur Ent-

magisierung des Christentums, Patmos-Verlag Dusseldorf, 1969.
HOLCOMB, H. R.: The Languaje of Worship in a secular Age,

Colgate Roch, 1967.
HOLLENWEGER, W.: Le Visage de l'Eglise de Demain ou une

Utopie Realiste, La Communauté des Disseminés, WCC (Consejo mun-
dial de Igl.) Dec 1965.

LEPARGUEUR, F . : Secularizacao e culto, REB, 28, 1968, 555-578.
LLOPIS, JUAN: Secularización y Liturgia, en Iglesia viva, 21, 1969,

257-268.
MAERTENS, TH.: Faut-il encoré une Liturgie? Liturgie, religión

et foi, Centurión, París 1968.
MALDONADO, LUIS: Secularización de la Liturgia, Marova, Ma-

drid 1970.
MANDERS, H. : Désacralisation de la Liturgie. Refléxions sur

l 'orientation de l 'expérimentation aux Pays-Bas, Paroisse et Liturgie,
1966.

MANZANAL, P. : Desacralización y Liturgia, Liturgia, 1967, 11-31.
— Desacralizamos la Liturgia?, Liturgia, 1967, 115-123.

Page 40

MILANESI, G.: L'uomo contemporáneo di fronte alia preghiera,
Presenza pastorale, Nov. Dic. 1968, 989-1003.

MEYENDORF, J.: Worship in a secular World, St. Vladimir's Se-
minary Quart, 3-4, 1968, 120-124.

MORAN, G.: The Liturgiy and a theology of the secular, en : The
sacred and the secular, ed. by Michael J., Taylor Prentice Hall, Engle-
wood Cliffs N J , 1968, 201-213.

NUSSBAUM, O.: Zur Liturgie von übermorgen Theol, Rev. 4, 1967,
219-228.

OOSTERHUIS, J. : Priére pour le temps de la mor t de Dieu, en :
Quelqu'un parminous, París 1968.

PELTON, R.: La oración en la ciudad secular. Reflexiones inicia-
les, Teología y vida, 4, 1969, 339-342.

RHYMES, D.: Prayer in the Secular city, Westminster Press, Phi-
ladelphia, 1968, Cast: La oración en la ciudad secular, Sigúeme Sal.,
1969.

ROGUET, B. : Reflexions sur le sacre á propos de la construction
des eglises, La Maison-Dieu, 96, 1968, 19-31.

ROLLIN, B. : Sécularisation et priére, Masses Ouvrieres, 266, 1970,
3-12.

SCHAFER, R.: Gott und Gebet, Die gemeinsame Krise zweier
Lehrstücke, Zeitschrift für Theologie und Kirche, 65, April 1968, 117-128.

SCHURMANN, H. : Reflexiones sobre el problema de la desacrali-
zación en Selecciones de Teología, 31, Julio-Sept. 1969, 275 ss.

SUDBRACK, J.: Probleme und Prognose einer kommenden Spiri-
tuaütaet , Wurzburg 1969.

TILLARD J., M.: Le document d'Upsala sur le cuite, The Worship
of God in a secular Age, Nouv, Theolog, 100, 1968, 812-833.

VANDERBERGEN, A.: La crise de la Liturgie. L'aspect d'une crise
plus vaste, Paroisse et Liturgie, 7, 1967, 642-659.

— Le cuite rendu á Dieu dans une époque sécularisée, Section V
de la Assemblée mondiale du C.O.E. á Upsala, 1968, Questions, Liturg.
et paroissiales, 49, 1968, y Verbum Caro, 1968, 23.

— Oración secularizada, Concilium, 49, 1969, 461-468.

SACERDOCIO, VIDA RELIGIOSA Y SECULARIZACIÓN

AA.VV.: Secularidad y Vida consagrada. Mensajero, Bilbao 1968.
AA.VV.: Solí der Prister ein frommer Mann sein? Diakonia, 4,

1968, 247.
ALSTEENS, A.: Sacerdotes para un mundo secular, Sigúeme, Sa-

lamanca.
BENGSCH, DOEPFNER: El Sacerdote en la Iglesia y en el mun-

do que cambia. Simposio de Obispos europeos en Coire, PP. C. Ma-
drid 1970.

BOUIS, A.: Vie religieuse et sécularisation, Vie consacrée, 41, 1969.
BUNIK, RUND: Priests for Tomorrow, Holt, Rinehart and Viston,

1969.
CARDEGNA, FÉLIX: Las formas de vida religiosa en el futuro,

Catholic Mind, Sept. 1968, 9-13.
CRESPY, G.: Y a-t-il un futur pour le ministére?, IDOC I, 1969,

85-102.
DELICADO, J.: Sacerdotes esperando a Godot, Verbo Divino Es-

tella, Navarra 1969.

78

GAMARRA, MAYOR: Desacralización y sacralidad del sacerdocio,
Lumen, 17, 1968 330.

GEFFREE, C.: El porvenir de la vida religiosa en una época se-
cularizada, Concilium, 49, 1969, 404-416.

GUASCO, M.: II prete oggi: crisi di un' immagine o crisi dell'imma-
ginazione operativa?, Humanitas, 3, 1970, 339-346.

HOUTAR, F . : Priests in the City, Soc. Ord., 5 Jarhg, 1955.
ILLICH, I . : Metamorphosis du clergé, Esprit , Oct. 1967.
— El Clero, una especie que desaparece, Siempre, Méx. 733, 12 de

Jul. 1970.
JULIA, D., JRIJHFF, W.: El sacerdote francés en la edad moder-

na, Concilium, 47, 1969.
LAPLACE, J.: Le preetre á la recherche de lui-meeme, Chalet,

Lyon 1969.
LE BLOND: Consécration, Christus, 62, 1969.
LLANOS, JOSÉ MARÍA: Sacerdote del futuro, Desclée, Bilbao 1968.
— Secularización y ministerio sacerdotal, Iglesia viva, 21, 1969.
MARTY, MARTIN: Priesthood in Technopolis, The american Ecl.

Rev. 4, 1969.
MASI, R.: Secolarizazione del sacerdote, Osservatore Romano, 1-9-

1968.
MCNELLY, ROB: The Desappearing Priesthood, Maerica, Junio

25, 1968.
O'BRIEN, J. A.: The Priesthood in a Changing World, N. York

1943.
O'NEILL DAVID-. The Priest in crisis. A Study in Role Change,

Pflaum Press, D, 1968.
POOLE STAFFORD, C. M.: Réquiem for seminaries? The Ameri-

cana Ecl. Rev., 4, 1969.
RAHNER, K.: Siervos de Cristo. Meditaciones en torno al sacer-

docio. Herder, Barcelona 1970.
SCHILLEBEECKX, E. : Cast : Vida religiosa en conflicto con la

nueva idea del hombre y de Dios, Selecciones de Teología, 30, 1969;
también: Todos Uno, 15-16, 1969.

SEBASTIAN, F . : Secularización y vida religiosa, PP. C. Madrid
1970.

URBINA, FERNANDO: Secularización y Vida sacerdotal. Iglesia
viva, 21, 1969.

WARD, C. K.: Priests and People. A Study in the Sociology of
Religión, Liverpool 1961.

WEBER, L. M.: Muss sich auch das Priesterbild wandeln?, Diako-
nia, 1, 1969, 2-23.

— Der Prister in einer saecularisierten Welt, Akten des 3. Inter-
nationalen Kongresses zu Luzern, Sept. 1967.

— Informe general sobre la situación del sacerdote en España,
Mundo social, 15-6-68, 3-17.

Similer Documents