Download Friedrich List - El Sistema Nacional de Economía Política PDF

TitleFriedrich List - El Sistema Nacional de Economía Política
TagsNation Trade Agriculture Política
File Size696.9 KB
Total Pages86
Document Text Contents
Page 1

El Sistema Nacional de El Sistema Nacional de Economía PolíticaEconomía Política

Por Friedrich ListPor Friedrich List

Traducido por Sampson S. Lloyd, 1885,Traducido por Sampson S. Lloyd, 1885,

http://socserv2.socsci.mcmaster.ca/~econ/ugcm/3ll3/list/list1

IntroduccinIntroduccin
http://www.mov-condor.com.ar/libros/flist/sisecopol/introduccion.htm

En ninguna rama de la economía política domina tan gran diversidad de opiniones entre

teóricos y prácticos como respecto al . A la ve! no

e"iste cuestión alguna en el sector de esta ciencia #ue posea una importancia tan alta en orden

al bienestar y a la civiliación de las naciones! como respecto a su independencia! poderío y

estabilidad. $aíses pobres! impotentes y bárbaros han logrado convertirse! gracias a una sabia

política comercial! en imperios rebosantes de ri#uea y poderío! y otros! por raones opuestas!

han decaído de un elevado nivel de prestigio nacional a la insignificancia absoluta% en efecto!
hemos conocido e&emplos de naciones #ue han perdido su independencia y hasta su e"istencia

política! precisamente por#ue sus sistemas comerciales no sirvieron al desarrollo y

robustecimiento de su nacionalidad.

'ás #ue en cual#uier otro tiempo! ha ad#uirido en nuestros días un inter(s predominante la

aludida cuestión! frente a otras de la Economía política. En efecto! cuanto más rápidamente

progresa el afán inventivo de la industria y el espíritu de perfeccionamiento! el anhelo de la

integración social y política! tanto mayor es la distancia #ue e"iste entre las naciones

estancadas y las progresistas! y es tanto más peligroso #uedarse atrás. )i en otros tiempos

fueron precisos para monopoliar la ! el sector manufacturero más

importante de pasadas (pocas! bastaron algunos decenios para lograr el monopolio de la

! sector no menos importante! y en nuestros días bastó una venta&a de

pocos a*os para colocar la +ran ,reta*a en situación de atraer hacía sí la del
ontinente europeo.

En ningn otro tiempo ha visto el mundo tampoco una

#ue dotada con energía inmensas como la de nuestro días! aplicase un sistema tan

consecuente y poderoso! con tendencia a monopoliar todas las industrias manufactureras!

todos los grandes negocios mercantiles! toda la navegación! todas las colonias importantes!

todo el dominio de los mares! y a hacer vasallos suyos a todas las naciones! como los indios!

en el orden manufacturero y comercial.

Alarmada por los efectos de esta política! más bien obligada por las convulsiones a #ue dio

lugar! vimos en tiempos recientes una nación continental -la rusa-! poco apta por su cultura

para la industria manufacturera! buscar su salvación en el sistema prohibitivo tan censurado por

la teoría.  0cuál fue el resultado1 2a prosperidad nacional.

3nstigado por las promesas de la teoría. Am(rica del 4orte se de&ó seducir! y abrió sus puertos

a las mercancías inglesas. 05u( frutos reportó allí la libre concurrencia1 onvulsión y ruina!

E"periencias de esta especie suscita con raón la duda de si la teoría es tan infalible como ella

misma supone! o la práctica tan insensata como pretende la teoría% despiertan tambi(n el temor

de #ue nuestra nacionalidad corra en definitiva peligro de fenecer por un error mental de la

teoría! como a#uel paciente #ue por observar una receta sucumbe a un error% crean en

Page 2

nosotros la sospecha de #ue esa teoría tan estimada se muestra tan henchida y solemne para

ocultar hombres y armas como otro nuevo caballo de 6roya! y hace #ue nuestros propios

muros de protección sean derribados con nuestras propias manos.

7na cosa puede afirmarse! y es #ue despu(s de discutir desde hace más de medio siglo la

gran cuestión de la política comercial por todas las naciones! en escritos y asambleas

deliberantes! por las mentalidades más sagaces! el abismo #ue e"iste desde 5uesnay y )mith

entre la teoría y la práctica no sólo no se ha cerrado sino #ue cada a*o está más abierto.

05ue valor puede tener para nosotros una ciencia cuando se ilumina el camino #ue la práctica

ha de recorrer1 0)ería raonable admitir #ue la raón de uno es tan infinitamente grande #ue

puede reconocer la naturalea de todas las cosas! y! en cambio! la raón de otro tan

infinitamente pe#ue*a #ue incapa! de comprender las verdades descubiertas y esclarecidas

por a#u(l! puede considerar como verdades errores manifiestos! a trav(s de generaciones

enteras1 04o sería más prudente admitir #ue los hombres prácticos! aun#ue por regla general

propenden a mantenerse en el terreno de los datos! no se opondrían tan larga y tenamente a

la teoría! si (sta no contradi&era la naturalea de las cosas1

2a realidad nos autoria para asegurar #ue la culpa del antagonismo entre la teoría y la práctica

en la política mercantil corresponde tanto a los teóricos como a los prácticos.

2a economía política debe e"traer de la práctica sus doctrinas relativas al comercio

internacional! y establecer sus reglas para las necesidades de la actualidad y para la situación

peculiarísima de cada nación! sin desconocer las e"igencias del futuro y de la humanidad

entera. Así! debe apoyarse en la 8ilosofía! en la y en la .

En inter(s del porvenir y de la humanidad entera! la e"ige: afinidad cada ve mayor de

las naciones entre sí% evitar en los posible la guerra% establecimiento y desarrollo del 9erecho

internacional% transición de lo #ue ahora se llama 9erecho internacional pblico al 9erecho de

federación entre Estados% libertad del tráfico internacional! lo mismo en el orden espiritual #ue

en el material% finalmente! unificación de todas las naciones ba&o la ley &urídica! esto es: la unión

universal.

En inter(s de cada nación especial e"ige! en cambio! la : garantías para su

independencia y continuidad% reglas especiales para el fomento de su progreso en orden a la

cultura! bienestar y potencialidad! y a la formación de sus estamentos como un cuerpo perfecto!

en todas sus partes! armónicamente desarrollado! íntegro e independiente.

$or su parte la se manifiesta de modo innegable en pro de las e"igencias del futuro!

ense*ando en #u( forma el bienestar material y espiritual del hombre corre pare&as! en todo

tiempo! con la amplitud de su unificación política y de su cohesión comercial. econoce

tambi(n! sin embargo! las e"igencias de la actualidad y de la nacionalidad! ense*ando cómo

han parecido las naciones #ue no han atendido preferentemente su propia cultura y

potencialidad% cómo el tráfico ilimitado con naciones más adelantadas ha sido para un pueblo

estimulante en los primeros estadios de su desarrollo! si bien cada nación llega a un punto en

#ue sólo mediante ciertas restricciones de su tráfico internacional puede lograr un desarrollo

más alto y una e#uiparación con otras naciones más adelantadas. la ;istoria efecta! así! un

compromiso entre las e"igencias encontradas de la 8ilosofía y de la $olítica.

)ólo la práctica y la teoría de la Economía $olítica! tal como están constituidas actualmente!

adoptan un criterio unilateral: a#u(lla! en favor de las e"igencias especiales de la nacionalidad%

(sta en pro de los re#uisitos unilaterales del cosmopolitismo.

2a ! o! en otras palabras! el llamado ! incurre en el gran error de

defender la utilidad y necesidad absolutas y generales de la restricción! por#ue en ciertas

naciones y en determinados período de su desarrollo esas limitaciones fueron tiles y

necesarias. 4o advierte #ue la limitación es sólo un medio! pero el fin es la libertad. Atiende

Similer Documents