Download Gabriele Amorth - Mas fuertes que el mal (2011) PDF

TitleGabriele Amorth - Mas fuertes que el mal (2011)
File Size1.1 MB
Total Pages197
Document Text Contents
Page 1

1

Page 2

2
 

 
 
 
 
 
 
 
 
Esta obra es un cara a cara con los misterios del mal y con la actuación 

de Satanás a través de la experiencia del padre Amorth, uno de los 
exorcistas italianos más conocidos. A lo largo de sus páginas, se recogen 
sus testimonios y sus consejos para defenderse no sólo de las posesiones, 
sino también de los maleficios y de los ataques del mal. 

“Más fuertes que el mal” trata temas candentes como la acción y el 
poder de los magos, hechiceras y adivinos y la eficacia de los maleficios 
que provocan enfermedades y depresiones agudas. El padre Amorth 
advierte también del riesgo de algunos grupos ligados a sectas satánicas, 
del rock satánico, de ciertos programas violentos de televisión, del mundo 
de la magia y del chamanismo. 
 
La vida es una lucha continua con el mal y para combatir hay que 

conocer. Para vencer a un enemigo cuya arma principal es el engaño, el 
conocimiento pleno es la mitad de la salvación. ..Y el amor que se obtiene 
con la oración... el triunfo. 

PADRE AMORTH 
 
 
 
 

Texto negro normal: Roberto Italo Zanini 
Texto azul cursiva:    Padre Gabriele Amorth 

Año: 2011

Page 98

98
 

renovado. Parecía mucho más fuerte que antes. Se me había enternecido el 
corazón. Pensé que a veces con los exorcismos no obtengo nada y luego 
descubro que las gracias colaterales son mucho más importantes que la 
liberación del demonio de aquella persona. Sólo hay que tener la humildad 
de comprenderlo así. 

Han pasado 15 años desde la última vez que volví a asistirla. Ella sigue 
yendo donde un amigo exorcista, otro alumno del padre Cándido. Las 
mejorías prosiguen, pero siempre tiene necesidad de recibir ayuda con los 
exorcismos y con la oración de todos sus conocidos, que viene a ser cada 
vez más asidua. La verdad es que muchas veces el Señor puede servirse de 
una enfermedad 0 también de una posesión para conceder grandes gracias 
que tienen valor para la eternidad y, por tanto, un valor mucho más 
importante que una curación o una liberación. En Lourdes conocí personas 
que daban gracias a Dios por su enfermedad incurable. Habían hecho de 
ellas un instrumento para pedir por la conversión de los pecadores. 
Nosotros buscamos los milagros de la curación. Vamos a Lourdes por ellos, 
porque estamos muy ligados a las cosas terrenas, que se pueden tocar, 
sentir, ver. No logramos despegamos de ellas. En efecto sucede que el Señor, 
a veces, quiere acomodarse a nuestra debilidad y nos da la gracia como se 
la pedimos. Muchas otras veces, en cambio, juzga que para nosotros son 
mejores otras gracias, no físicas sino espirituales. 

Nunca olvidaré el caso de un exorcismo que condujo a que se involucrara 
toda una parroquia. Se trataba de una chica que tenía un mal maléfico. 

También ella sufría de fortísimos dolores de cabeza y de estómago, por los 
que era incapaz de hacer cualquier cosa. Una especie de incapacidad total. 
Comenzamos con los exorcismos. Los familiares de ella pidieron al párroco 
que orase. Este involucró a un grupo parroquial, pidió oraciones en la misa 

dominical y poco a poco toda la parroquia se unió a la causa. Hacían 
novenas, rosarios, oraciones comunitarias y lograron obtener la liberación 
después de un par de años. Y cuando se obtiene una liberación en tan poco 

tiempo, doy saltos de alegría, a pesar de mi venerable edad.

Page 99

99
 

20 
En el país de los juguetes 

 
 
 
 
 
¿Por quién fue creado el hombre? Si quitamos el principio en Dios ya no 

comprenderemos nada. Es fundamental que Dios sea reconocido como 
principio de todas las cosas, de todos los pensamientos, de todas las obras. 
Si se quita a Dios, de hecho se destruye al hombre, que queda perdido 
entregado a sí mismo y al relativismo ético. 

Este es el problema fundamental: poner o no poner a Dios sobre todas 
las cosas. Sentirse o no sentirse en todo y por todo dependientes de la 
gracia de Dios. A propósito de esto es significativa la historieta de la Araña 
distraída del escritor danés Johannes Joergensen. Una parábola para niños 
que hace comprender cuáles son Lis raíces del pecado y cuáles son sus 
consecuencias. 

*Era una bella mañana de septiembre. Todos los prados brillaban de 
rocío y los "hilos de la Virgen", resplandecientes como si fueran seda, 
ondulaban en el aire. Iban y venían. Uno de aquellos hilos pegó encima de 
un árbol, y la aeronauta, una arañita negra y amarilla, dejó su ligera 
navecilla y se posó en el punto mas resistente del follaje. Pero aquel lugar 
no le agradó. Entonces fue a posarse sobre un gran arbusto espinoso. Allí 
había ramas y brotes en abundancia para tejer en ellos una tela. Y la araña 
se puso entonces a trabajar, dejando que el hilo largo del cual había bajado, 
sostuviera la punta superior de la tela. 

Era una tela bella y grande. Pero aquella tela tenía algo de particular; se 
diría que estaba extendida en el vacío sin que fuera posible ver lo que 
sostenía su borde superior. Porque se necesitan buenos ojos para descubrir 
el hilo de la araña. 

Pasaron días y días. Comenzaron a escasear las moscas y la araña se vio 
forzada a agrandar su tela. Gracias al hilo de encima, la amplió a lo alto y a 
lo ancho, y la sutil red se extendió bien pronto por todo el arbusto. Cuando 
en las mañanas húmedas octubre pendía cubierta por las gotitas

Page 196

196
 

preguntas: ¿Qué señales existen de la presencia de la acción diabólica? 
¿Cuáles son los medios de defensa contra tan insidioso peligro? 
 

Presencia de la acción del Maligno 
La respuesta a la primera pregunta exige mucha cautela aunque los 

signos del Maligno quizá parecen evidentes (cf Tertuliano, Apologeticum 
23). Podremos suponer su siniestra acción allí donde la negación de Dios 
se vuelve radical, sutil y absurda, donde la mentira se afirma hipócrita y 
poderosa contra la verdad evidente, donde el amor es ahogado por el 
egoísmo frío y cruel, donde el nombre de Cristo es impugnado con odio 
consciente y rebelde (cf 1Cor 16,22; 12,3), donde el espíritu del evangelio es 
mitificado y desmentido, donde la desesperación se afirma como la 
última palabra, etc. Pero es un diagnóstico demasiado amplio y difícil, 
que no nos atrevemos a profundizar y autentificar ahora, pero que no 
carece de un dramático interés para todos, al que incluso la literatura 
moderna ha dedicado páginas famosas (cf por ejemplo las obras de 
Bemanos, estudiadas por Ch. Moeller, Littér. du XXe siécle, I, p. 397ss.; P 
Macchi, II volto del male in Bernanos; cf Satan. Etudes Carmélitaines, 
Desclée de Brouwer, 1948). 

El problema del mal sigue siendo uno de los más grandes y 
permanentes problemas para el espíritu humano, aun después de la 
victoriosa respuesta que nos da Jesucristo. «Nosotros sabemos ‐escribe el 
evangelista san Juan— que somos nacidos de Dios, y que todo el mundo 
está puesto bajo el maligno» (1 Jn 5,19) 
 

La defensa del cristiano 
La otra pregunta: ¿qué defensa, qué remedio oponer a la acción del 

demonio? La respuesta es más fácil de dar, aunque sigue siendo difícil de 
poner en práctica. Podremos decir: todo lo que nos defiende del pecado 
nos previene, por lo mismo, del invisible enemigo. La gracia es la defensa 
decisiva. La inocencia asume un aspecto de fortaleza. Y cada uno recuerda 
todo lo que la enseñanza apostólica ha simbolizado 244 en la armadura 
de un soldado, las virtudes que pueden hacer invulnerable al cristiano (cf 
Rom 13,12; Ef 6,11.14.17‐ 5,8). El cristiano debe ser militante; debe ser 
vigilante y fuerte (lPe 5,8); y debe de vez en cuando recurrir a algún 
ejercicio ascético especial para alejar ciertas incursiones diabólicas; Jesús 
lo enseña indicando el remedio «en la oración y el ayuno» (Me 9,29). Y el

Page 197

197
 

apóstol sugiere la línea maestra que se ha de tener: «No te dejes vencer 
por el mal, sino vence con el bien el mal» (Rom 12,21; Mt 13,29). 

Así pues, conscientes de las presentes adversidades en que hoy se 
encuentran las almas, la Iglesia, el mundo, trataremos de dar sentido y 
eficacia a la acostumbrada invocación de nuestra principal oración: 
«¡Padre nuestro... líbranos del mal!». 

Que para esto os auxilie nuestra Bendición Apostólica.

Similer Documents