Download Introduccion Teórica a la Historia del Derecho PDF

TitleIntroduccion Teórica a la Historia del Derecho
Tags Knowledge Scientific Method Historiography Theory
File Size534.0 KB
Total Pages170
Document Text Contents
Page 1

INTRODUCCIÓN

TEÓRICA A LA

HISTORIA DEL

DERECHO
RICARDO MARCELO FONSECA

Page 85

INTRODUCCIÓN TEÓRICA A LA HISTORIA DEL DERECHO

85

historiadores franceses de este movimiento (con la necesaria excepción de
Marc Bloch) casi no prestó atención al objeto “derecho”. Hubo en realidad
una dificultad para el diálogo y un alejamiento que impedirían, a lo largo
del siglo XX, que se consumase esta conexión.

Esta es también la opinión de António Manuel Hespanha64, que
también busca comprender los porqués de tal distanciamiento. Y es
que los Annales surgieron justamente como reacción a una historia po-
lítica (de cuño positivista) con la que la historia del derecho siempre
parecía identificarse. Y sus metas de superación de la factualidad po-
sitivista, el esfuerzo interdisciplinar, el rigor teórico y la preocupación
por el presente se oponen sin duda alguna a todo lo que se hacía en
términos de historia del derecho hasta entonces. Y, de hecho, realizó el
inventario de las divergencias específicas existentes, al menos en prin-
cipio, entre el oficio del historiador del derecho (al menos el historia-
dor del derecho tradicional) y la perspectiva de la escuela francesa: en
primer lugar, hay que mencionar que la historia de los Annales surge
precisamente como una reacción a la perspectiva fáctica y política de la
historia –siempre centrada en el Estado y, por reflejo, en el derecho−.
Desde esta postura, el derecho es siempre abordado de modo elitista e
individualizador, con el vicio teórico (ya señalado cuando se habló del
“positivismo histórico”) de reducir la historia del derecho a la historia
de las normas o de las construcciones doctrinales sobre estas normas65.

En segundo lugar, cabe observar que si el método cuantitativo
(que es un de los rasgos centrales de los Annales) recoge por naturaleza
los “hechos” (pues solo ellos pueden ser cuantificables), este procedi-
miento no tendría espacio en una historia del derecho de este tipo, por-
que los juristas, tradicionalmente, separan el “hecho” de la “norma”,
como si fuesen realidades absolutamente incomunicadas, divorciadas
e independientes entre sí. Así, solo la historia social (que prefiere y uti-
liza los hechos) podría hacer uso de este procedimiento básico de esta
corriente, de modo que la historia del derecho (solamente preocupada
por las normas) sería incapaz de utilizar dicho recurso66.

En tercer lugar, la historia tradicional (del derecho) siempre se

64 A.M. Hespanha, «Nova história e história do dereito», Vértice, 46 (abril/
junio 1986), n. 470-472, p. 17.

65 Hespanha, Nova história, cit., p. 18.
66 Ibíd., pp. 18-19.

Page 86

RICARDO MARCELO FONSECA

86

ocupó básicamente de la “corta duración” –como las innovaciones legis-
lativas o los “descubrimientos” doctrinales, relegando siempre las “es-
tructuras” o las “continuidades”−. Cuando prestaba atención a la “larga
duración” lo hacía inventariando las “tradiciones jurídicas” con una larga
persistencia, valiéndose de un procedimiento lineal y progresivo para jus-
tificar la existencia presente de una determinada tradición y no de otra.
Además, no es raro que tal postura positivista acredite los méritos de una
obra o un autor por la duración de esta “influencia”67.

En cuarto lugar, el propio marco institucional de la historia del
derecho, confinada en las facultades de Derecho y limitada a fines y obje-
tivos estrictamente jurídicos, no ayudaba al diálogo con los historiadores
sociales. De hecho, los propósitos de las investigaciones históricas del de-
recho parecían limitarse a la interpretación histórica de las normas o a la
demostración de cómo el derecho actual es el resultado lógico y coherente
de la historia68.

Finalmente, en quinto lugar se puede advertir que, justamente en
virtud de la linealidad armónica del discurso historiográfico jurídico tra-
dicional, de su aparente continuidad y su identidad genealógica entre el
derecho pasado y el derecho presente, el tránsito por el terreno teórico de
la historia del derecho acababa exigiendo un requisito básico: que el “his-
toriador” del derecho fuese también jurista69 (o, poniéndolo de un modo
tal vez más apropriado, exigía que el jurista tuviese inclinaciones históri-
cas).

Paolo Grossi va en la misma línea: afirma que es comprensible este
alejamiento ya que, en una primera aproximación, la

historiografía jurídica (tradicional) se encarna [...] en un grupo de investigadores docu-
mentalistas, dominados por el culto positivista y tal vez hasta formalista del documento
escrito, narradores de la historia ligada a las formas. Fórmulas, nombres, liturgias, datos
sin alma, casi fabricantes de sombras, distantes de una historia hecha de carne y de men-
talidades como la perseguida por los programas innovadores de Febvre y Bloch70.

67 Ibíd., p. 19.
68 Ibíd., p. 20.
69 Ibíd.
70 P. Grossi, “Storia sociale e dimensione giuridica” en Íd. (ed.), Storia sociale

e dimensione giuridica: strumenti di indagine e ipotesi di lavoro (atti dell’incontro di
Studio, Firenze, 26-27 aprile 1985), Milano, Giuffré, 1986, pp. 10-11.

Page 169

PROGRAMA HISTORIA DEL DERECHO
PUBLICACIONES

1. Luis Grau, Origenes del constitucionalismo americano. Corpus do-
cumental bilingüe / Selected Documents Illustrative of the Ame-
rican Constitutionalism. Bilingual edition, 3 vols., Madrid 2009,
653+671+607 pp.
http://hdl.handle.net/10016/5669

2. Luis Grau, Nosotros el pueblo de los Estados Unidos. La Constitución
de los Estados Unidos y sus enmiendas. 1787-1992. Edición bilingüe
/ We the People of the United States. The U.S. Constitution and its
Amendments. 1787-1992. Bilingual edition, Madrid 2010, 338 pp.
http://hdl.handle.net/10016/8517

3. Carlos Petit, Fiesta y contrato. Negocios taurinos en protocolos sevilla-
nos (1777-1847), Madrid 2011, 182 pp.
http://hdl.handle.net/10016/10145

4. Pablo Mijangos y González, El nuevo pasado jurídico mexicano. Una
revisión de la historiografía jurídica mexicana durante los últimos 20
años, Madrid 2011, 110 pp.
http://hdl.handle.net/10016/10488

5. Luis Grau, El constitucionalismo americano. Materiales para un curso
de historia de las constituciones, Madrid 2011, xxii+282 pp.
http://hdl.handle.net/10016/11865

6. Víctor Tau Anzoátegui, El taller del jurista. Sobre la Colección Docu-
mental de Benito de la Mata Linares, oidor, regente y consejero de
Indias, Madrid 2011, 175 pp.
http://hdl.handle.net/10016/12735

7. Ramon Llull, Arte de Derecho, estudio preliminar de Rafael Ramis Bar-
celó, traducción y notas de Pedro Ramis Serra y Rafael Ramis Barceló,
Madrid 2011, 178 pp.
http://hdl.handle.net/10016/12762

Page 170

8. Consuelo Carrasco García, ¿Legado de deuda? A vueltas con la Pan-
dectística, Madrid 2011, 158 pp.
http://hdl.handle.net/10016/12823

9. Pio Caroni, Escritos sobre la codificación, traducción de Adela Mora
Cañada y Manuel Martínez Neira, Madrid 2012, xxvi + 374 pp.
http://hdl.handle.net/10016/13028

10. Esteban Conde Naranjo (ed.), Vidas por el Derecho, Madrid 2012, 569 pp.
http://hdl.handle.net/10016/13565

11. Pierangelo Schiera, El constitucionalismo como discurso político, Ma-
drid 2012, 144 pp.
http://hdl.handle.net/10016/13962

12. Rafael Ramis Barceló, Derecho natural, historia y razones para ac-
tuar. La contribución de Alasdair MacIntyre al pensamiento jurídico,
Madrid 2012, 480 pp.
http://hdl.handle.net/10016/13983

13. Paola Miceli, Derecho consuetudinario y memoria. Práctica jurídica
y costumbre en Castilla y León (siglos XI-XIV), Madrid 2012, 298 pp.
http://hdl.handle.net/10016/14294

14. Ricardo Marcelo Fonseca, Introducción teórica a la historia del dere-
cho, prefacio de Paolo Cappellini, Madrid 2012, 168 pp.
http://hdl.handle.net/10016/14913

Similer Documents