Download MYRIAM SAGARRIBAY - EL EGIPTO GRECO-ROMANO PDF

TitleMYRIAM SAGARRIBAY - EL EGIPTO GRECO-ROMANO
Tags Ptolemaic Kingdom Alexander The Great Hellenistic Period Julius Caesar
File Size2.5 MB
Total Pages186
Table of Contents
                            Solapa 1
Solapa 2
Dedicatoria
PRESENTACION
PROLOGO
INTRODUCCION
I  EGIPTO PTOLOMAICO
II  EGIPTO, PROVINCIA DE ROMA
III  VIDA COTIDIANA
IV
ALEJANDRIA
V  DE LO COTIDIANO EN GENERAL
VI
LA FAMILIA
VII
ASPECTOS SOCIALES
VIII
LA RELIGION
IX
EL CALENDARIO
X
MOMIAS
XI AROMAS Y PERFUMES
XII
LA CULTURA
XIII
ESOTERISMO Y ALQUIMIA
EPILOGO
GLOSARIO
BIBLIOGRAFIA
INDICE
                        
Document Text Contents
Page 2

Con excesiva frecuencia tendemos
a olvidar, dado los avances científicos
y tecnológicos que experimentamos
en nuestros días, que nada de cuanto
hoy poseemos hubiera sido posible
sin el legado heredado de anteriores
culturas.

En el año 359 a.C. accede al trono
de Macedonia Filipo II, quien sería,
sin lugar a dudas, su rey más impor­
tante y, por encima de todo, el artífice
del Helenismo.

Consciente de que una gran nación
se construye no sólo con el poder mi­
litar, se preocupó de formar a su hijo
y heredero, el futuro Alejandro Mag­
no, para lo cual le proporcionó los
tres mejores maestros de la época: Le­
ónidas para sus músculos, Lisímaco
para la literatura y, sobre todo, Aris­
tóteles para la filosofía.

También quiso que esta completa
educación fuera extensiva a los hijos
de sus generales y de las familias im­
portantes de Pella, entre los que se
encontraba el joven Ptolomeo.

En el 285 a.C. Ptolom eo I Soter
contaba 82 años de edad. Su larga vi­
da le había proporcionado una dinas­
tía, un reino floreciente y una ambi­
ción realizada.

Esta dinastía -Lágida, Ptolomáica
o XXXII- permanecería durante tres
siglos, tiempo superior al de cual­
quier otra dinastía que gobernara
Egipto durante 3.000 años.

Ptolomeo deseó convertir Alejan­
dría en el centro de influencia comer­
cial, social e intelectual más impor­
tante del mundo.

Cuando Ptlomeo I Soter funda el
Musco, aglutina en un solo concepto
las dos escuelas atenienses: la Acade­
mia de Platón y el Liceo de Aristó­
teles.

Gracias al mecenazgo de los Ptolo-
meos, el Museo, que albergaba la cé­
lebre Biblioteca, se convirtió desde su
fundación en polo de atracción de to­
dos los sabios del mundo: Euclides,
Arquímides, Galeno,...

Page 93

La mujer egipcia, aun después de casada, conser­
vaba su propio nombre y su personalidad jurídica
independiente de la del esposo. Podía comprar,
vender o donar bienes, siempre que éstos fueran bie­
nes raíces, es decir, de origen personal. Estaba facul­
tada para recurrir a los tribunales e interponer
demandas contra terceros y, por la documentación
llegada hasta nosotros, contra su propio marido.
Normalmente estas últimas eran de carácter econó­
mico, relacionadas con la pensión que el cónyuge se
había comprometido a pagar y, al no hacerla efecti­
va, solicitaba la incautación de todo cuanto éste
poseyera.

Esta privilegiada condición de la mujer en Egipto
tuvo su fin con la llegada de la dinastía griega, que
adoptó las medidas necesarias para devolver al hom­
bre la situación que le correspondía. En el cuarto año del
reinado de Ptolomeo Filopator, se dictaron leyes por
las cuales las mujeres precisaban de la autorización
del marido para cualquier tipo de contratación.
Asimismo, los bienes que éstas aportaran al matrimo­
nio como dote, pasaban automáticamente a posesión
y libre disposición del esposo.

Normalmente la familia intentaba tener el mayor
número posible de hijos. Para los fellahs o campesinos,
para los artesanos y para las gentes humildes era su
patrimonio: la mano de obra. El griego Diodoro lo
achacaba a lo barato que resultaba la manutención de
los niños. Estrabón no evita comparar la numerosa

EL EGIPTO GRECO-ROMANO

106

Page 94

LA FAMILIA

familia egipcia a la tan corta griega, culpando a la
bonanza del clima de tanta fertilidad.

Los griegos llegados a Egipto, conocedores de sus
reglas de matrimonio que aceptaban el principio de
endogamia -matrimonio dentro del mismo núcleo
familiar-, pero castigaban aquellos hechos entre her­
manos de una misma madre, y entre ascendiente y
descendiente directo, pronto adoptaron las costum­
bres locales; las únicas, tal vez, que los romanos no
recogieron.

\ ”/

107

Page 185

INDICE

Page 186

Presentación............................................................. 11
Prólogo...................................................................... 15
Introducción............................................................. 21

I. Egipto Ptolomaico.......................................... 29
II. Egipto, provincia de Roma........................... 67

III. Vida cotidiana................................................. 77
IV. Alejandría....................................................... 83
V. De lo cotidiano en general............................ 97

VI. La familia......................................................... 103
VII. Aspectos sociales............................................ 109

VIII. La religión....................................................... 115
IX. El calendario.................................................. 125
X. Momias............................................................ 137

XI. Aromas y perfumes....................................... 153
XII. La cultura........................................................ 163

XIII. Esoterismo y alquimia................................... 177
Epílogo...................................................................... 189
Glosario..................................................................... 193
Bibliografía............................................................... 209

217

Similer Documents