Download novecento PDF

Titlenovecento
TagsPoetry Baroque Italy Rome
File Size427.5 KB
Total Pages92
Table of Contents
                            INDICE
A
	A menudo una ribera
	A tu lumbre naufrago
	A.C.
	Aburrimiento
	Apolión
	Arsenio
C
	Camino de Agrigentum
	Cuerno ingles
D
	Desde el camino del valle
	Dora Marcus
	Duermevela
E
	El arca
	El arte pobre
	El puerto sepulto
	El vacío
	En el sentido de muerte
	En la antigua luz de las mareas
	Escrito quizas sobre una tumba
	Eugenio Montale
	Exabrupto
G
	Garza muerta
	Giuseppe Ungaretti
I
	Inicio de tarde
	Invierno antiguo
	Isla de Ulises
J
	Juego de palabras
	Junio
L
	La dulce colina
	La forma del mundo
	La historia
	La ventisca
	Los limones
	Luz de invierno
M
	Malecón
	Mañana
	Moradas
N
	No nos pidan
	Nostalgia
	Noticias de la amiata
O
	Oboe sumergido
	Otoño
P
	Para terminar
	Poetas difuntos
R
	Refugio de pajaros nocturnos
	Rie la urraca, negra sobre los naranjos
S
	Salvatore Quasimodo
	Soldados
T
	Tal vez nace
	Tú seguiste
U
	Un mundo
V
	Vagabundo
	Vanidad
X
	Xenia
Y
	Y de repente la noche
	Ya vuela la magra flor
                        
Document Text Contents
Page 1

1

Page 2

2

Page 46

46

preadánica, aquella del Universo antes del hombre. Aquí a la natura-
leza se le da un valor histórico, aunque, al mismo tiempo, un valor
mítico. También aparece el deseo, el regreso del estado edénico, la
aurora, no de perfecta felicidad y en cualquier modo contaminada
por la historia; además, la muerte, la nada.

En La terra promessa, especialmente en Le Canzoni, que abre
el poemario, surge el conocerse, pascalianamente, ser de la nada.
Puede decirse que este poema pasa de una inspiración en la realidad
de los sentidos a una en la realidad intelectual. La terra promessa es
escrito con mucha lentitud, había una tragedia en el mundo y una
tragedia personal en el poeta. Aquí la naturaleza, conservando un
carácter mítico, intenta transformarse en un motivo de reflexión
metafísica sobre las condiciones del hombre en el universo. Aquí está
la poesía del hombre que deja la juventud y entra en la madurez.
Ungaretti había concebido este libro como la tercera estación de su
canto, pero suceden hechos dramáticos en su vida que dan origen a Il
dolore. El viaje a Brasil y la muerte de su hijo de nueve años lo mar-
carán, produciendo, fundamentalmente, los poemas que hemos se-
leccionado del último libro mencionado.

En Un grido e Paesaggi recoge textos que dejó fuera de Il dolore
por considerar entonces que debían permanecer privados. En Il
Taccuino del vecchio aparece, entre otros, un recuerdo para su es-
posa recientemente fallecida. Apocalissi, Proverbi, Dialogo, sus
poemas en francés (Derniers jours), todos, incluyendo los anterior-
mente mencionados, aparecerán en Vita d´un uomo, la antología
total de su obra poética. Cuando apareció el volumen, Ungaretti dijo
que aquello era simplemente un diario, el desarrollo de su vida. Tenía
razón. Todo en esta obra suya es una relación entre poesía y expe-
riencia biográfica, un recíproco condicionarse entre empeño huma-
no y experimentación formal.

Page 47

47

El primero en escribir sobre Ungaretti fue Giovanni Papini, en
1917. Dejó dicho: «Hay aquí una calidad de visión que es toda italia-
na, y un dejarse andar a la deriva de la propia imaginación que es casi
oriental y una movible electricidad de recuerdos y disonancias que es
francesa moderna...» Carlo Bo, en 1938, se manifestó de acuerdo
con Ungaretti en llamar diarios a sus libros de poesía y destacó como
una necesidad «entender que son el período esencial de las formas
esenciales de la poesía». Críticas sobre Ungaretti que merecen desta-
carse son las de Giuseppe de Robertis (1945) y el ensayo de Carlos
Ossola, de 1974. Inclusive existe una Antología de la crítica, la reco-
pilada por Giuseppe Taso bajo el título La crítica a Ungaretti (Cappeli,
1977). Así mismo son recomendables Materiale per uno studio su
Giuseppe Ungaretti (Academie e Biblioteche d´Italia, 1977), de
Renzo Frattarolo y Atti del Convegno Internazionale su Giuseppe
Ungaretti (Edizioni Avanti, 1981) de Carlos Bo, M.Petrucciani y
otros. En materia de biografías destaca la de Leone Piccioni, Vita di
un poeta (Rizzoli, 1970).

Una frase muy apropiada es pronunciada por Pietro Citati, en
1970, ante la muerte del poeta: «Todos aquellos en estos años lo
encontraban y lo frecuentaban, todos aquellos que hablaban con este
hombre agudo, preciso e inteligente por detrás de apariencias em-
briagadas, cavernosas y ligeramente demoníacas, habían aprendido
de él que cosa eran la adolescencia, la juventud, la madurez y la vejez
de la poesía... Habían conocido y amado en sus versos, como en los
de Apolinaire, y en los cuadros cubistas, la adolescencia de nuestro
siglo». Como traductor Ungaretti dejó excelentes versiones de Saint
John Perse, Willian Blake, Góngora, Mallarmé, Homero, Pound,
Racine y Shakespeare. Igualmente de los poetas brasileños Drumond
De Andrade, Bandeira y Vinicius de Moraes, entre otros. El mismo
ha sido traducido a numerosos idiomas.

Como prosista, Ungaretti dejó numerosos ensayos, por ejemplo,

Page 91

91

R
Refugio de pajaros nocturnos 74
Rie la urraca, negra sobre los naranjos 84

S
Salvatore Quasimodo 61
Soldados 60

T
Tal vez nace 50
Tú seguiste 24
U
Un mundo 37

V
Vagabundo 59
Vanidad 57

X
Xenia 31

Y
Y de repente la noche 72
Ya vuela la magra flor 87

Page 92

92

Novecento, Montale, Ungaretti, Quasimodo
se termino de imprimir el 15 de enero de 2005

en los talleres de Arquitrave Editores
y fue empastado a mano por Ricardo Aguirre Piñeros

Similer Documents